Estas en: > > Financiación para empresas

Qué es el descuento de efectos


Para aquellos que se preguntan qué es el descuento de efectos puede ir a la wikipedia aunque realmente el descuento comercial es un término muy usado entre las empresas, en especial las más pequeñas y autónomos, porque lo usan a diario.

Ten en cuenta que en el sector de la construcción y el industrial es muy habitual recurrir al descuento de efectos como financiación habitual.

Si tienes un pagaré tienes un tesoro, porque al fin y al cabo es un título valor que permite conseguir dinero para financiar el negocio gracias al descuento de efectos.

Hace años las pólizas de descuento bancario se usaban para anticipar el cobro de letras de cambio pero hoy en día se usan pagarés bancarios.

¿Qué es el descuento comercial no a la orden?

Eso sí para poder ceder el título valor y por lo tanto poder conseguir dinero por un crédito comercial documentado en un pagaré, debe de incluir la cláusula a la orden. Porque en caso contrario no se podrá endosar ni descontar, y por lo tanto habrá que esperar a la fecha de vencimiento.

Por eso a los bancos no les gusta los pagarés no a la orden, porque el riesgo de impago lo asume el banco. Aunque se puedan descontar el coste de timbrado, es decir del pago de impuesto en concepto de timbres por actos jurídicos documentados hace que los pagarés no a la orden no son del agrado de los bancos y empresas de descuento de pagarés.

Pero es este caso no vamos a hablar del descuento de efectos comerciales en contabilidad, no de ejemplos o ejercicios sobre cómo se tienen que contabilizar. Estamos hablando de desde el punto de vista de una fuente de financiación que permite conseguir liquidez de los créditos comerciales.

En cuanto a cómo clasificar el crédito, estamos hablando desde el punto de vista de la contabilidad y financiación a corto plazo. Es decir que el dinero ha de devolverse en menos de 12 meses, por eso se denomina financiación de circulante.

Como el descuento de efectos es una operación financiera que se suele repetir, puesto que hablamos de instrumentos basados en operaciones comerciales fruto de la actividad de la empresa.

Lo normal es disponer de una línea de descuento de efectos comerciales, por eso es tan habitual en las operaciones diarias que hay que contabilizar.

Sin embargo el problema de las líneas es que el importe máximo puede ser muy diferente, depende de la solvencia de la empresa que solicita la póliza de descuento bancario.

Una de las cosas importantes cuando queremos aprender sobre el descuento de efectos comerciales en la economía es diferenciar entre los efectos cambiarios y los no cambiarios.

Porque en el primer caso estamos hablando de títulos valor regulados por el derecho mercantil, es decir pagarés y letras de cambio.

Mientras que en el caso de los efectos no cambiarios estamos hablando de certificaciones de obra, que son como facturas, y los recibos bancarios normalizados. Y por lo tanto no son títulos valor sujetos a la normativa mercantil.

Pero si hablamos del descuento de efectos comerciales a nivel de ejercicios, no es igual hablar del descuento comercial tradicional. Es decir del que cuyos intereses y comisiones dependen de cada efecto comercial, y por lo tanto su negociación es muy variable.

Pero sin embargo hoy en día la práctica habitual y por lo tanto el descuento de efectos comerciales con más ejemplos, es aquél del tipo descuento forfait por el que el tipo de interés y las comisiones dependen más del cliente titular de la que del efecto.

Por eso en el descuento de efectos es más barato recurrir a la línea de descuento de pagarés que al anticipo de créditos comerciales de forma puntual. Porque además de ahorrar tiempo y dinero en forma de comisiones de estudio, permite obtener unas mejores condiciones al pactar por anticipado el interés y las comisiones que se aplicarán a todas las remesas de pagarés.

Aunque las pólizas de descuento bancario son más habituales entre entidades financieras como La Caixa, BBVA autónomos, o bancos como el Santander o Sabadell. Dado que su política de riesgos no acepta aquellos efectos comerciales de empresas poco solventes, y buscan fidelizar al cliente a largo plazo para venderle otros créditos productos financieros vinculados.

Sin embargo entre las empresas de descuento de pagarés como Gedesco, Corfisa, Savia y Ficomsa, lo normal es que el descuento de efectos comerciales se haga operación por operación con un tipo de interés único. Tal y como ocurría cuando hemos hablado del descuento comercial tradicional.

Por último y por hablar del descuento de efectos y su contabilidad, decir que a todos los efectos es una deuda y por lo tanto formará parte del pasivo no corriente contable. A pesar de que el pagaré tiene su origen en una operación comercial, es decir en una factura o crédito.

Pero son dos operaciones diferentes y por lo tanto no compensables. Por un lado hay que contabilizar el crédito comercial, es decir la venta y factura correspondiente con su IVA. Y por otro lado el crédito a corto plazo que supone el descuento de efectos. Una vez que a vencimiento se produce el pago del pagaré objeto de descuento comercial, entonces se compensará el crédito del activo con la deuda del pasivo.

En caso de impago la contabilidad del descuento de efectos sería diferente, porque habría que reclasificar el crédito comercial y el efecto descontado como impagado y por lo tanto de dudoso cobro. Al igual que contabilizar la provisión por insolvencia de pago correspondiente cuando corresponda.




✓ Mejores créditos rápidos de

EmpresaCantidadPlazoTae+ Info
QueBueno minicreditos300€30 días2425%** Solicitar AQUI **
Twinero, dinero al instanteHasta 300 €30 días35% Solicitar
Cofidis minicreditosHasta 6000€Hasta 12 meses24,51% Solicitar
Creditomovil prestamos al instante300€30 días1309% Solicitar