Estas en: > > Financiación para autónomos

Descuento de pagarés en la construcción


Durante años el descuento de pagarés en la construcción ha sido sin duda casi la única forma de financiación para pymes, en especial las más pequeñas como los autónomos y profesionales independientes.

El boom inmobiliario hizo que el número de promotoras inmobiliarias y empresas de la construcción se disparara. Era fácil ganar dinero gracias al crédito barato y al auge de precios, y por eso muchos albañiles o encofradores montaron sus propias empresas de construcción.

La mayoría de las veces en forma de autónomos y algunos como sociedades limitadas. El caso es que todo el mundo quería ganar dinero gracias a la construcción de viviendas en España.

Y dado que en el sector de la construcción el medio de pago habitual era el pagaré, el boom inmobiliario español dio impulsó también al sector financiero, en especial a bancos y cajas de ahorro aunque también a empresas de descuento de pagarés como Gedesco o Ficomsa.

La cantidad de papel comercial proveniente del sector inmobiliario era enorme, pero que tras el pinchazo de la burbuja especulativa de la construcción se quedó en papel mojado.

De todas formas la construcción, sea de vivienda residencial o de obra pública, siempre ha sido un sector con mucho peso en España. De hecho muchas de las mayores empresas de este país tienen su origen en la construcción, como FCC, OHL, o ACS por citar algunas de ellas. De ahí que el uso del descuento de pagarés  sea tan habitual y esté tan arraigado en España.

Aunque con el boom inmobiliario lo que se disparó fue el número de empresas promotoras, algunas creadas por arquitectos o ingenieros, otras por albañiles o contratistas con experiencia, y muchas por oportunistas que vieron en el sector de la construcción una forma fácil de ganar dinero.

Preguntas sobre el descuento de pagarés en el sector constructor

Pero no todo es malo, de hecho el descuento de pagarés en la construcción es una solución financiera para pymes que funciona muy bien en condiciones normales. Porque así cualquier empresa por pequeña que sea o incluso si es un negocio de reciente creación, tendrá posibilidad de conseguir dinero para financiar su actividad.

Para ello simplemente necesitará un pagaré de una empresa solvente del sector de la construcción, y con dicho título valor acudir a una entidad financiera, como Banco Sabadell, BBVA, La Caixa, o Banco Santander.

¿Por qué el descuento de pagarés se usa tanto en el sector?

El caso es que el descuento de pagarés en la construcción es lo que mantiene el sector. Al ser una especie de castillo de naipes, donde la mayor parte de las pymes y en especial de los autónomos que trabajan en la ejecución de obras públicas y viviendas, dependen del descuento comercial.

Normalmente la empresa que gana el concurso o que es la promotora inmobiliaria no es la que acaba ejecutando materialmente la obra. Sino que se crea toda una red de pymes subcontratas, que a su vez subcontratan los trabajos más especializados, como electricidad, carpintería, o fontanería, a otras empresas normalmente profesionales independientes con forma de autónomos.

Son precisamente estos últimos el eslabón más débil de la cadena, y por lo tanto aquellos que soportan toda la financiación del sector de la construcción. Porque las grandes empresas y promotoras inmobiliarias emiten pagarés que en muchos casos superan los 90 y 180 días. Y son los autónomos y pequeñas empresas los que que tienen que conseguir dinero haciendo líquidos sus créditos comerciales.

Porque normalmente las pequeñas empresas, tanto del sector de la construcción como del industrial, no tienen otras soluciones financiación para su actividad. Como mucho pueden conseguir una póliza de crédito o una línea de descuento de pagarés. Raro es el caso de las que tienen ambas fuentes. Pero eso no es nada comparado con la financiación de grandes empresas de la construcción que incluyo llegan a cotizar en la bolsa española.

Pero si por no ser cliente o por políticas de riesgo no puede descontar su pagaré en el banco todavía puede acudir a empresas de descuento de pagarés como Gedesco, Corfisa, Pagarés Ya, o Ficomsa. Que aunque exigirán un tipo de interés mayor por el riesgo podrán conceder la ayuda financiera que la pyme o el autónomo necesitan.

Como puedes ver es una forma fácil y sencilla de conseguir dinero a corto plazo, haciendo líquidos los créditos comerciales. Que en el caso de la construcción los pagarés pueden superar los 180 días o incluso llegar al os 360 días si hablamos de contratos con grandes empresas de la construcción.

Así que los intereses en el descuento de pagarés no serán tan a corto plazo como en otros sectores, sino que se calcularán desde la fecha de la operación financiera hasta la fecha de vencimiento sea cual sea.

¿Son solventes los pagarés de la construcción?

Pero la solvencia de los pagarés del sector inmobiliario en general, cuando hablamos de papel emitido por pymes y autónomos, se ha resentido mucho. Lo que antes era sinónimo de solvencia hoy ya no lo es, porque el crecimiento del boom inmobiliario hizo que cualquier empresa, incluso sociedades limitadas con el capital social mínimo legal, fuera solvente si se dedicaba al sector de la construcción.

No les faltaba dinero, porque los precios del mercado de viviendas y obra nueva crecían sin parar, y los bancos estaban dispuesto a financiar cualquier promoción inmobiliaria. No en vano dar financiación a un promotor de viviendas permitía que el banco capte hipotecas, una vez que entregada la vivienda se realizaba la subrogación del préstamo hipotecario promotor.

¿Cuáles fueron las ventajas del descuento de pagarés del sector inmobiliario?

Ese boom tuvo su equivalencia en el sector financiero, donde se disparó la financiación para empresas y autónomos del sector inmobiliario y constructor. Siendo el descuento de pagarés el producto estrella para sector de la construcción: contratistas, promotores, subcontratas, y proveedores de materiales de construción.

Todos se beneficiaban el crédito barato en forma de líneas de descuento comercial. Incluso los notarios también disfrutaban del boom inmobiliario por las escrituras de préstamos hipotecarios, pero también por la firma de pólizas de descuento bancario de pagarés.

Los grandes bancos como Santander, Popular, o BBVA crecieron mucho gracias a las empresas de la construcción, pero también las grandes cajas como La Caixa o Caja Madrid también se aprovecharon.

En especial cajas de ahorro de zonas donde la construcción era muy importante, como la zona de Valencia o Andalucía, hicieron que CAM, Cajamar, o Unicaja, y que aprovecharon el tirón del descuento de pagarés en la construcción.

Que para facilitar la operativa y fidelizar a las pymes y autónomos concedían fácilmente líneas de descuento en vez de operaciones puntuales. De esa manera ahorraban tiempo y gastos de estudio de solvencia, a la vez que captaban más papel y por lo tanto más cuota de mercado.

Lo que se traducía en más ingresos por intereses del descuento comercial o por la venta de otros productos financieros o vinculaciones.

¿Por qué abrir una línea de descuento de pagarés?

La gran ventaja de la línea de descuento en la construcción es que el contratista o subcontratista puede hacer una remesa con todos los pagarés de sus clientes, y así descontar de una vez todo el papel comercial siempre que no supere el límite de crédito máximo. Para así obtener liquidez en forma de dinero en la cuenta para hacer frente a los pagos del negocio.

Sin embargo y como sabemos, la caída del sector de la construcción por su rapidez y fuerza hizo que el descuento de pagarés pasara de una actividad rentable y de poco riesgo, a algo limitado para las empresas de descuento de pagarés como Savia y Crealsa.

Porque los bancos aplicaron una restricción del crédito bancario a toda pyme o autónomo relacionado con el sector inmobiliario o de la construcción. Lo que generó un efecto en cascada en toda la red de subcontratas, haciendo quebrar miles de empresas.

Porque si la promotora o constructora no tenía liquidez no podía pagar sus pagarés al vencimiento, y la pyme que había descontado el papel comercial veía como el banco le reclamaba el dinero del importe nominal del pagaré más los gastos correspondientes por la devolución.

¿Qué es un pagaré descontado con RAI?

Muchas empresas entraron en el RAI (Registro de Acciones Impagadas) por no poder pagar el dinero de los pagarés que habían emitido, lo que generó otro problema colateral: las subcontratas y profesionales de la construcción no podían descontar esos pagarés.

Ninguna entidad financiera estaba dispuesta a financiar una operación de descuento comercial donde el emisor tenía impagados y el cedente era una pequeña empresa descapitalizada.

La caída de la construcción se llevó por delante a más del 60% de las empresas que operaban, de las cuales el 80% eran pymes y autónomos. Y la refinanciación de deudas fue lo único que quedó tras los años dorados del descuento de pagarés en la construcción.

Con el objetivo de intentar mantener a flote a las empresas promotoras y constructoras que más posibilidades tenían al disponer de patrimonio inmobiliario.




✓ Mejores créditos rápidos de

EmpresaCantidadPlazoTae+ Info
QueBueno minicreditos300€30 días2425%** Solicitar AQUI **
Twinero, dinero al instanteHasta 300 €30 días35% Solicitar
Cofidis minicreditosHasta 6000€Hasta 12 meses24,51% Solicitar
Creditomovil prestamos al instante300€30 días1309% Solicitar