Estas en: > > Financiación para empresas

Cómo refinanciar la deuda de una empresa


Muchas veces las empresas atraviesan por problemas financieros a pesar de ser negocios rentables. El retraso en los cobros de clientes, deudas la no renovación de una póliza de crédito, no poder descontar un pagaré, son algunas de las causas que provocan problemas de liquidez.

En esos casos lo normal es recurrir a soluciones de financiación a corto plazo, como por ejemplo pedir un mini crédito para empresas. El problema es que son parches para una solución que no es temporal, por lo que al final se generan más problemas de liquidez para afrontar los pagos corrientes del negocio.

Y las deudas acaban por estrangular la empresa ante la falta de dinero en caja. Así que al final toca buscar soluciones financieras permanentes, es decir que resuelvan de una vez por todas el problema de deudas en la empresa, y para ello sólo hay dos soluciones definitivas antes de acabar en concurso de acreedores:

  • Recapitalizar la empresa, es decir aportar más capital a través de los socios actuales o mediante la entrada de nuevos socios. Todo dependerá de que los socios actuales tengan dinero suficiente para aportarlo a la empresa o que quieran reducir su participación con la entrada de nuevos socios capitalistas. Es una decisión muy compleja, porque aportar fondos a la empresa puede suponer perder dinero e incluso el patrimonio personal si la empresa acaba cerrando. Y dar entrada a nuevos socios puede supone regalar la empresa que tanto esfuerzo a costado crear y mantener.
  • Refinanciar la deuda de la empresa, sin duda es la mejor opción porque permite resolver los problemas financieros sin necesidad de tener que dar entrada a nuevos socios capitalistas, ni que los socios actuales tengan que aportar más dinero al negocio. Básicamente refinanciar consiste en ajustar los plazos de pago de las deudas de la empresa, a la capacidad de generación de tesorería derivada de los cobros y pagos del negocio. Para ello habrá que refinanciar una deuda, por ejemplo un préstamo hipotecario, o varias deudas si además queremos pagar a proveedores. Seguramente la refinanciación supondrá aportar alguna nueva garantía, ya sea personal o hipotecaria, pero siempre será mejor que aportar dinero que en muchos  casos es escaso.

¿Cómo tener viabilidad con la refinanciación de deudas?

Una vez que tenemos claro que refinanciar la deuda de la empresa es la mejor solución, tenemos que seguir los siguientes pasos para poder conseguir la refinanciación:

  1. Conocer cuál es la situación de todas nuestras deudas, para ello es conveniente hacer un listado actualizado con todas las deudas: quién es el acreedor, tipo de deuda (para distinguir aquellas que son bancarias de las de proveedores y similar), el plazo de pago de la deuda, el importe, gastos o intereses por impago, y las garantías que tiene ya sea de tipo personal o hipotecario.
  2. Identificar cuáles son la deudas más fáciles de refinanciar y cuáles son las prioritarias de refinanciar, por ser de mayor cuantía, tener mayores gastos por impago, o estar garantizadas. Ten en cuenta que esa prioridad a la hora de refinanciar las deudas de la empresa también viene determinada por la posibilidad de que un acreedor solicite el concurso de acreedores de tu empresa.
  3. Controlar que durante el proceso de refinanciación no se generen impagos porque un RAI por la devolución de un pagaré, el impago de las cuotas de un préstamo bancario, o un embargo de Hacienda o Seguridad Social, podría echar por tierra toda la refinanciación. En especial cuando estamos refinanciando deudas de la empresa con bancos, puesto que suele ser un proceso largo durante el que revisan cualquier nuevo impago por parte de la empresa.
  4. Antes de firmar la refinanciación hay que leer y repasar todas las condiciones, no tanto por los gastos y garantías que se van a generar. Sino para estar seguros de que la refinanciación de las deudas de la empresa será una solución a largo plazo de los problemas de tesorería. Por eso es muy importante repasar los nuevos plazos de pago así como la existencia de periodos de carencia en los que sólo se pagarán intereses de la deuda. Normalmente la refinanciación se suele firmar ante notario, ya sea porque hay garantías hipotecarias o porque la deuda que se refinancia ya se formalizó en una escritura pública.
  5. Tras la firma de la operación se suele proceder al pago de las deudas actuales, con cargo al dinero de la refinanciación. Sobre todo al refinanciar deuda de bancos, siendo un proceso que hace la entidad bancaria acreedora sin que la empresa pueda disponer del dinero.
  6. Cumplir por todos los medios los plazos de pago de la refinanciación de la deuda, porque cualquier impago en la refinanciación podrá suponer el vencimiento automático de toda la deuda lo que llevará a la empresa al concurso de acreedores si no puede pagar la totalidad de la deuda más gastos e intereses.




✓ Mejores créditos rápidos de

EmpresaCantidadPlazoTae+ Info
QueBueno minicreditos300€30 días2425%** Solicitar AQUI **
Twinero, dinero al instanteHasta 300 €30 días35% Solicitar
Cofidis minicreditosHasta 6000€Hasta 12 meses24,51% Solicitar
Creditomovil prestamos al instante300€30 días1309% Solicitar