Estas en: > > Financiación para empresas

4 formas para conseguir financiación para empresas


Al crear una empresa es necesario asumir una inversión inicial, mayor o menor dependiendo del sector o la actividad, y sobre todo unos gastos corrientes para los primeros meses que suelen ser los más difíciles porque no entra mucho dinero. Pero eso no quiere decir que una vez lanzado el negocio la empresa no vaya a necesitar más dinero. A veces es por imprevistos, otras por crisis económicas o sectoriales, y la mayoría de las veces por falta de clientes.

Por eso es fundamental llevar un buen control de tesorería para saber el dinero que se necesita en cada momento y que por lo tanto hay que financiar de alguna forma. Porque no es lo mismo necesitar 1000 euros ya que 3000 euros dentro de un mes. Por eso las previsiones de tesorería y resultados son herramientas clave para gestionar adecuadamente la estructura financiera del negocio.

Formas de financiación para empresas

Formas de financiación para empresas hay muchas, pero básicamente podemos hablar de cuatro formas básicas para conseguir el dinero que necesita tu negocio.

 

Autofinanciación o financiación interna

Es una de las fuentes de financiación más importantes, porque básicamente se basa en la capacidad que tiene el negocio de generar liquidez, es decir dinero en efectivo a través de las ventas a clientes. Pero a pesar de que muchos negocios tienen ventas eso no quiere decir que tengan capacidad de autofinanciación.

Ventas y cobros no es lo mismo, aunque vender sea una condición necesaria para cobrar dinero de los clientes para la financiación interna del negocio. Para generar liquidez con la actividad de la empresa debes de seguir los siguientes consejos financieros:

  • La inversión en activos no corrientes o fijos debe ser la mínima posible.
  • La inversión en existencias debe ser la mínima posible pero sin provocar roturas de stocks.
  • Alarga los plazos de pago con proveedores a cambio de negociar un volumen mayor de compras o contratos a largo plazo.
  • Reduce los plazos de cobro facturan rápido y usando medios de cobro que no dejen la iniciativa de pago en manos del cliente.

 

Financiación por capital o fondos propios

Este tipo de financiación es una de las básicas para cualquier negocio por pequeño que sea. El capital es la aportación de dinero que el fundador o los socios realiza a la empresa, normalmente al inicio. Aunque también puede realizar aportaciones posteriores cuando la empresa necesita financiación y no es posible conseguirla a través de deuda bancaria o alargar los plazos de pago a proveedores. La gran diferencia que tiene este tipo de fuente de financiación es que tiene un periodo de permanencia a largo plazo en la empresa.

Por lo que la aportación de capital a un negocio supone un riesgo elevado, dado que no hay un plazo de devolución a corto plazo. Los fondos propios o capital social, si hablamos de empresas bajo la forma de sociedades mercantiles, suele ser la garantía de los acreedores en caso de quiebra de la empresa. Por eso muchos bancos piden como requisito al solicitar financiación para empresas disponer de unos fondos propios proporcionales al préstamo que se solicita. Por lo que si necesitas pedir dinero al banco por más de 10000 euros es recomendable que tu forma jurídica sea una sociedad, porque el capital social al estar escriturado notarialmente ofrece mayor garantías que si la empresa está bajo la forma jurídica de autónomo o empresario individual.

 

Financiación ajena o endeudamiento

Es una fuente de financiación de la que se ha abusado mucho, en especial en las épocas de dinero rápido y fácil donde los bancos daban préstamos y pólizas de crédito a cualquier negocio. Aunque buena parte de la financiación ajena se consigue a través de proveedores. El problema es que suelen ser las empresas más pequeñas las que tienen un mayor volumen de deudas respecto a su capital.

El tener una proporción de financiación ajena 3 ó 4 veces superior a los fondos propios, supone un elevado riesgo financiero que puede acabar con la quiebra o el concurso de acreedores del negocio. Y no sólo por el calendario de pagos para la devolución de la deuda según el plazo fijado. Sino porque junto con la devolución del importe prestado hay que hacer frente a unos intereses, que dependiendo del tipo de interés contratado se pueden convertir en un elevado importe de gastos financieros anuales.

 

 

Financiación a fondo perdido por subvenciones, ayudas o donativos

Sin duda es la forma de financiación idea, porque no hay que devolverla ni es aportada por los fundadores o los socios financieros de la empresa. Por eso suele ser tan escasa y vinculada al cumplimiento de ciertas obligaciones, como justificar la inversión que financia la ayuda, mantener durante un periodo de tiempo una plantilla media de trabajadores, o invertir dentro de una zona geográfica.

Las ayudas o subvenciones suelen ser un reclamo para los emprendedores, que cuentan con esa financiación para hacer realidad su empresa. Sin embargo los que llevan tiempo con su negocio saben que las subvenciones y ayudas son difíciles de conseguir ya sea por los requisitos o por el volumen de solicitudes. Y en cualquier caso, el dinero de la subvención o ayuda nunca suele llegar cuando se necesita, sino muchos meses después.

Aunque hoy en día existen muchas fuentes de financiación a fondo perdido para empresas, en especial de nueva creación. Fundaciones de bancos y grandes empresas, así como organismos públicos a nivel estatal, regional, o municipal, ofrecen ayudas y subvenciones de varios tipos.

Listado de entidades que conceden microcréditos y préstamos personales rápidos

Solicitar financiación




✓ Mejores créditos rápidos de

EmpresaCantidadPlazoTae+ Info
QueBueno minicreditos300€30 días2425%** Solicitar AQUI **
Twinero, dinero al instanteHasta 300 €30 días35% Solicitar
Cofidis minicreditosHasta 6000€Hasta 12 meses24,51% Solicitar
Creditomovil prestamos al instante300€30 días1309% Solicitar